viernes, 20 de diciembre de 2013

ATEODOM no está en contra de los partidos políticos; nos preocupa la creciente desconfianza de la gente hacia la democracia


Orbis Beltré
Por Orbis Beltré / Relacionista público de la Asociación de Ateos Dominicanos (ATEODOM).

Ante la interrogante de si ATEODOM es una organización  política, la respuesta  es un sí. ATEODOM, antes que todo, tiene, como lo tiene cualquier organización de la sociedad civil dominicana presta a velar por el interés del bienestar colectivo, un carácter político.

Lo que no es ATEODOM es una organización político partidaria.

Siempre reconoceremos, eso sí, cualquier acción de cualesquiera de los partidos políticos que haya en nuestro país, que se ajuste a lo que manda y ordena la Constitución de la República.

Creemos en la democracia, y defendemos que es bueno el sistema de partidos políticos. Los partidos políticos son muy necesarios; son imprescindibles para la democracia. Lo reconocemos.

Ahora bien, a  ATEODOM, que es una organización que aspira a que el pueblo dominicano se desancle de este subdesarrollo que amenaza con hundirnos en el caos irregresivo, le asiste el deber y el derecho de erigirse como contestataria ante toda ignominia que se presente, sin importar de donde venga.

ATEODOM entiende que la razón por la cual la institucionalidad de la República es tan débil y apenas funcional, se debe a que los tres partidos políticos tradicionales del sistema se han apartado, aunque muy sutilmente, de todos los preceptos de la democracia.

En República Dominicana, los partidos políticos tradicionales funcionan como negocios particulares de unos "líderes" que se atrincheran en los mismos y esculpen desde esas instituciones un modelo de Estado al servicio de sus intereses, y no al servicio de los intereses de la nación. 

ATEODOM entiende que en la democracia los partidos políticos son la cara de la sociedad, la identidad de la sociedad, el sentir de la sociedad. 

Tenemos a bien aclarar, que la sociedad dominicana no es sinvergüenza, no es injusta, no es indolente, no es corrupta, no es asesina, y no es indiferente al sufrimiento de los/as demás. 

Si la sociedad dominicana fuera todo esto que ATEODOM aclara que no es, ya en estos 48,442 kilómetros cuadrados no hubiera piedra sobre piedra. 

Porque sinvergüenza, injustos, indolentes, corruptos, asesinos e indiferentes al sufrimiento de la gente, es lo que han sido los tres partidos políticos que han gobernado nuestro país las últimas cuatro décadas.

Y si en República Dominicana no somos una sociedad como son esos partidos políticos, es preciso aclarar también, que es válido, necesario, urgente y justo, que a esos partidos políticos les digamos un ¡Basta ya! que dure eterno. 

No debemos cargar con este lastre que no es nuestro, porque lo que han sido esos partidos políticos tradicionales que hemos tenido, no se corresponde en nada con lo noble que es el pueblo dominicano.

ATEODOM emplaza a la ciudadanía a ejercer su deber cívico de procurar y de exigir justicia social. ATEODOM llama a la ciudadanía a leer comprensivamente la Constitución de la República, y a hacer valer ante nuestras autoridades, el artículo 23 de la misma.
Publicar un comentario