miércoles, 21 de diciembre de 2016

Carta a la Vicepresidente de la República, señora Margarita Cedeño de Fernández

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré

Respecto al aborto terapéutico legal en los términos que se han planteado en los artículos 107, 108, 109 y 110 del Código Penal dominicano que se propone, el debate que usted sugiere, después del señor Presidente Danilo Medina haber observado y devuelto al Senado el Código en cuestión, no es sensato.

¡No hay qué debatir!

El asunto no es complicado. Aborto legal:

1- Cuando sea para salvar la vida de la embarazada.
2- Cuando el embarazo sea por causa de violación o de incesto.
3- Cuando científicamente se compruebe que el feto es incompatible con la vida.

¿Que usted, por su condición de cristiana y por su moral cristiana, no abortaría nunca?

Pues a usted nadie se lo debería impedir nunca. Usted, porque es cristiana y por su moral cristiana, lleve su embarazo hasta las últimas consecuencias, sin importar que su médico le diga que usted no sobrevivirá a ese embarazo.

¿Que usted, por su condición de cristiana y por su moral cristiana, no abortaría nunca?

Pues a usted nadie se lo debería impedir nunca. Usted, porque es cristiana y por su moral cristiana, lleve su embarazo hasta las últimas consecuencias, aunque su embarazo sea el resultado de un incesto; lleve su embarazo hasta las últimas consecuencias, aunque dicho embarazo haya sido el resultado de que un delincuente una madrugada entró a su casa, asesinó a su marido, a sus hijos, y luego la golpeó, la amordazó y la violó a usted, señora Margarita Cedeño de Fernández, Vicepresidente de la República.

¿Que usted, por su condición de cristiana y por su moral cristiana, no abortaría nunca?

Entonces usted, porque es cristiana y por su moral cristiana, continúe su embarazo hasta las últimas consecuencias, aunque la ciencia haya comprobado que el feto que usted lleva en su vientre no tiene cerebro, no tiene ojos, no tiene pulmones, no tiene nariz, no tiene columna vertebral, no tiene brazos ni piernas, y que no sobrevivirá al nacimiento.

Señora Margarita Cedeño de Fernández, Vicepresidente de la República, si usted jamás abortaría, sin importar las circunstancias ni las consecuencias, porque usted se siente cristiana y por su moral cristiana, usted está en su derecho, y se le respeta. Pero así mismo, usted, porque se sienta cristiana y por su moral cristiana, no tiene derecho a conculcar el derecho de las demás mujeres que no estarían de acuerdo con su criterio sobre mantener un embarazo sin importar las circunstancias ni las consecuencias.

Se le exige que sea sensata, señora Margarita Cedeño de Fernández, Vicepresidente de la República.

jueves, 13 de octubre de 2016

Carta a Edgar Senior y David García

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré

Dice un amigo, que “si el ateísmo es una religión, la calvicie es un peinado”. 

Nunca ha existido un ateísmo de Estado.

¿O me pueden decir con qué libro ateo el Estado que fuere, intentó educar o adoctrinar a sus ciudadanos?

¿Me pueden decir cuáles leyes llegaron a ser promulgadas en el Estado que fuere, para imponer el ateísmo a sus ciudadanos?

¿Me pueden señalar los discursos que las autoridades del Estado que fuere, pronunciaron azuzando el odio en nombre del ateísmo?

Hablan ustedes, de que en Corea del Norte hay un autoritarismo ateo que ejecuta públicamente a ciudadanos que sean hallados con una Biblia. Me parece, en caso de que en ese país se esté haciendo eso, que no se debe a que haya allí "autoritarismo ateo". En Corea del Norte lo que no hay es ateos; o al menos no están institucionalizados ni tienen voz como sí lo está y como sí la tiene la Iglesia cristiana, que incluso fue visitada, como un gesto de apoyo moral, en 1992, por un líder religioso de la envergadura de William Graham, y no pasó nada. Y miren, me interesa conocer en qué país y cuándo sucedió, que una persona que dijo que era atea, asesinó a tres personas porque no eran ateas, sino musulmanas.

Y particularmente para ti, Edgar, si la beata da su dinero a la Iglesia eso está muy bien. Pero me resulta exagerado que tú consideres obsesivo que yo objete que actualmente en República Dominicana un amplio sector del cristianismo protestante esté introduciendo un proyecto de ley que busca que el Estado le asigne, para financiar sus cultos particulares, un 2% del valor del Presupuesto nacional.

Y me resulta exagerado que tú consideres obsesivo que yo objete que el Gobierno dominicano utilice el 4% del PIB destinado para la Educación pública, en la financiación de los colegios católicos a donde van unos estudiantes de una clase social determinada, a los que se les cobra una inscripción cara y un pago mensual caro, y que si no pagan a tiempo los echan de sus instalaciones.

Y me parece una exageración que me llames obsesivo por denunciar cómo el cristianismo pretende imponerse a toda la sociedad, cuando en la ley 6697 sobre Educación, en su artículo 4 letra E establece que “todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en la moral del cristianismo”.

¿Acaso es obsesivo que yo proponga que como la nuestra se trata de una sociedad plural e incluyente, lo correcto es que la ley 6697 sobre Educación diga en su artículo 4 letra E que “todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en los principios morales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”?

Doy por hecho que tú sabes que existe desde 1955 un concordato entre el Estado dominicano y el Estado vaticano a través del cual la Iglesia católica dominicana, en una franca violación al principio de igualdad ante la ley, recibe una serie de privilegios que se pagan con fondos públicos, para ofrecer unos servicios religiosos que sus fieles tienen que pagar otra vez. ¿Te parece una obsesión que yo denuncie eso?

Se podría decir que ese asunto del concordato es un “argumento gastado”.

Y se podría decir que es un “argumento gastado” cuestionar que haya en el programa educativo preuniversitario una asignatura obligatoria que se llama “Educación Integral, Humana y Religiosa”.

También se podría decir que se trata de un “argumento gastado” que yo objete que haya una ley que obliga a los congresistas a leer la Biblia antes de cada sesión en el Congreso Nacional.

También se podría decir que se trata de un “argumento gastado” que yo objete que haya una ley que declara el 27 de Septiembre “Día de la Biblia”.

También se podría decir que se trata de un “argumento gastado” que yo objete que haya un “Día de la Virgen de las Mercedes” en el que las instituciones públicas cierran sus puertas a la sociedad en general.

También se podría decir que se trata de un "argumento gastado" que yo objete que haya un “Día de la Virgen de la Altagracia” en el que las instituciones públicas cierran sus puertas a la sociedad en general.

Pero Edgar, ¿también te resultaría un “argumento gastado” que yo objete que actualmente, además de todo aquello, se esté introduciendo otro proyecto de ley con el objetivo de que sea obligatorio leer la Biblia en las aulas de las escuelas públicas, y que contempla castigar a los directores escolares que no hagan cumplir tal ley, sin importar si esos directores son judíos, musulmanes, ateos, budistas, taoístas, agnósticos, gnósticos o masones?

Por cuanto a lo que tú llamas mi “visión de la historia”, no he dicho que las guerras fueron por creencias religiosas. Sin embargo, los cristianos europeos llegaron a este continente -tú sabes cuándo- predicando que los nativos “no tenían alma” y que por eso asesinarlos era más o menos lo mismo que aplastar una cucaracha.

Por supuesto que las religiones no hacen las guerras; lo que sí hacen es adoctrinar a las masas hasta insensibilizarlas tanto, que sean capaces de motorizar matanzas como la que podemos verificar en Sabra y Chatila, ejecutada por los cristianos de la Falange Libanesa en venganza por otra matanza precedente en su contra, realizada por musulmanes palestinos al grito de “¡Allahu akbar!”.

Lo que sí hacen las religiones es adoctrinar a las masas hasta insensibilizarlas tanto, que sean capaces de motorizar matanzas como la que podemos verificar en la Ruanda de 1994, donde desde las emisoras de la Iglesia católica los líderes religiosos arengaban los machetazos entre los hutu y los tutsi, llamando a unos los “hijos de Dios” y a otros “insectos apestosos”.

La Santa Inquisición no hubiera podido matar a nadie sin unas masas de católicos desposeídos de cualquier sentido común que no fuera el dictado por el sacerdote de su comunidad.

El cristianismo protestante no hubiera asesinado a los líderes de la reforma agraria europea, ajeno de unas masas sin más raciocinio que aquel que sus pastores luteranos quisieron que tuvieran.

¿Que las guerras de Inglaterra? ¿Que las guerras de Francia? ¿Que las guerras de España? ¿Que las guerras de Bélgica? ¿Que las guerras de Alemania? ¿Que las guerras de USA contra el mundo?

Desde la irónica “Paz de Westfalia” al presente, período de las llamadas guerras modernas, en todas aquellas ha ido siempre como estandarte, como himno, como emblema, como tambor, como oxígeno y como morfina, la proclama “¡EN NOMBRE DE DIOS!”. El fin, por supuesto, nunca fue la paz, nunca fue la justicia, siempre fue económico.

¿Que las guerras de Rusia? ¡Aquí sí que hay cosas sorprendentes!

Sabíamos de una Rusia zarista teocrática plagada de corrupción y de cualquier crimen, que funcionaba como una suerte de iglesia grande o pequeña. Pero jamás íbamos a imaginar que veríamos a un Stalin dizque ateo, congregándose con aquellos líderes cristianos ortodoxos, para que bendijeran las armas de sus tropas que avanzaban hacia Alemania para matar a otras tropas que actuaban también bajo el brebaje protector del dios del cristianismo católico al que Hitler le rezaba.

¡Stalin, qué manera tan canalla, de ser ateo!

Y volviendo al plano local, o sea, a República Dominicana; si bien pudiéramos aceptar que es verdad eso que tú dices, de que la mayoría de nuestra población, incluyendo los religiosos, lucha por un Estado laico, sería bueno que señalaras cuáles son las acciones que al respecto se han estado ejecutando tanto como se han estado ejecutando aquellas que terminaron asaltado el Estado dominicano al otro día de proclamada la Independencia en 1844 y hasta hoy, llegando al colmo de falsificar los símbolos patrios enganchándoles artilugios de una religión extranjera que lo menos que jamás ha promovido es la libertad del ser humano.

Mi voz no es un “proselitismo ateo” como tú me recriminas; mi voz habla puntualmente sobre hechos específicos que la Iglesia cristiana, católica o protestante, ha estado cometiendo y que pretende continuar cometiendo, vulnerando impunemente la Constitución de la República, respecto a sus términos que prescribe en los artículos 39 y 45.

Esta contesta o como tú quieras llamarle, es cierto que es la de un “ateito de internet sin maestrías ni PHD en ciencias”. Pero los hechos de los que hablo están ahí; y no es una actitud sensata pedirme que me calle… cierto que, por los ateos haber guardado tanto silencio por tanto tiempo es que hoy no podemos mencionar la palabra “ateo” sin que aparezcan personas que se alarmen y acudan, con la intención maliciosa de desautorizarnos, al “el ateísmo es otra religión”.

¿Tú te atreves a sugerir que a mí me molesta la corrupción que pudiera haber en la relación Estado-Iglesia, pero no otra corrupción? Antes deberías ir por mi página localizable en “orbisbeltre.blogspot.com” y titulada “Sociedad Dominicana”.

Contextualización del motivo aquí: https://www.facebook.com/miriam.paulino.98/posts/1202307449827488?comment_id=1202507809807452&notif_t=like&notif_id=1476233831376341


martes, 13 de septiembre de 2016

De lo que es moral según el dios bíblico

Lot y sus hijas
Por Orbis Beltré

Si usted cree que el dios bíblico es un referente moral que deberíamos asumir, observe esto y díganos su opinión:

AMARÁS A TU DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS

El dios bíblico se arrepiente de su creación / Génesis 6:6.

NO TOMARÁS EL NOMBRE DE DIOS EN VANO

El dios bíblico pone espíritu de mentira en la boca de profetas para que hablen en su nombre / 1 de Reyes 22:23.

SANTIFICARÁS EL DÍA DEL SEÑOR

El Jesús bíblico trabaja haciendo milagros / Lucas 13:12-16.

HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE

El dios bíblico premia la deshonestidad de Jacob contra su padre Isaac / Génesis 27:35 / Génesis 28:13-15.

NO MATARÁS

El dios bíblico se lo pasa matando / Génesis 6:7 / Génesis 19:24-25 / Génesis 38:7-9 / Éxodo 32:27 / Números 15:32-35 / Números 21:6 / Números 31:9 y 17 /  Levítico 20:13 / 1 de Samuel 15:3 / Números 16:35.

Atención especial aquí:

El dios bíblico mató a Onam porque éste se negaba a embarazar a su cuñada, la esposa de su difunto hermano, Er / Génesis 38:7-9.

El dios bíblico habló a Moisés, diciendo: “Apartaos de en medio de esta congregación, y los consumiré en un momento”. Y mató ese dios a 14,700 personas / Números 16:44-49.

El dios bíblico se siente regocijado en Finess, quien con una lanza atravesó los cuerpos de un hombre y de una mujer causándoles la muerte instantáneamente / Números 25:8-11.

El dios bíblico hace efectiva la maldición de Eliseo y envía dos osos que despedazan a 42 niños por éstos haberle voceado calvo a Eliseo, que ciertamente, según la Biblia, era calvo / 2 de Reyes 2:23-24. 

 El dios bíblico envió una peste a Israel, y mató a 70,000 personas / 1 de Crónicas 21:14.

Y para quienes dicen que el Jesús bíblico caducó la saña de manufactura "divina" contra la humanidad: “No penséis que he venido a traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en enemistad al hijo contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa / Mateo 10:34-36. (Tremenda contradicción -una más- con el 4to. Mandamiento).

NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS

El dios bíblico se deja tentar de Satanás y permite que éste arruine la vida de Job / Job 1:12-19 ("No tentarás a Dios". Mateo 4:7) ¿Qué pasó ahí, Job?.

El dios bíblico embaraza a una adolescente / Mateo 1:18.

NO ROBARÁS

El dios bíblico consiente el robo y pide su porción / Números 31:26-54.

NO LEVANTARÁS FALSO TESTIMONIO NI MENTIRAS

El dios bíblico les envía un poder engañoso, para que crean la mentira / 2 de Tesolonicenses 2:11.

NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS

El dios bíblico le pide a Abraham que mate a su hijo Isaac / Génesis 22:2.

El dios bíblico los entregó a pasiones vergonzosas / Romano 1:26.

El dios bíblico le manda un espíritu malo a Saúl para que lo atormente / 1 de Samuel 16:14. ¿Usted había creído que los espíritus malos estaban al servicio exclusivo del tal Satanás bíblico? ¡Usted estaba equivocado!

NO CODICIARÁS LA MUJER DE TU PRÓJIMO

El dios bíblico ordena que sean repartidas como botín de guerra entre los hijos de Israel 32 mil mujeres doncellas / Números 31:35-36.

El dios bíblico pide que sean reservadas para él 32 mujeres doncellas / Números 31:40. ¿Para qué querría Dios 32 mujeres doncellas?

jueves, 25 de agosto de 2016

Ama a tu prójimo como a ti mismo

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré

¿Y quién ha dicho que el cristianismo predica el ama a tu prójimo como a ti mismo?

El cristianismo predica un amor a un prójimo que se limita a los que se identifican como cristianos.

¿Acaso no es lo suficientemente preciso, esto?: 

“No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos, pues ¿qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas?”.  2 Corintios 6:14

¿El cristianismo predica que se ame al prójimo?

No es así, porque a mí, que no soy cristiano, se me ve, desde ese cristianismo bíblico, como yugo desigual, como inicuo, como tinieblas.

Incluso entre los mismos cristianos no se predican ese “ama a tu prójimo como a ti mismo”, sino que ellos se han segregado en cientos o miles de manifestaciones y cada iglesia, en detrimento de las demás, asegura ser la verdadera. ¡Y cómo rivalizan estas iglesias entre sí!

lunes, 16 de mayo de 2016

No se puede estar al mismo tiempo con dios y con el diablo

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré
Dice usted, señora Argelia Tejada Yangüela, en su artículo publicado en Acento, con fecha 26 de abril de 2016, y titulado "¿Un Estado Cristiano?", lo siguiente: "No es un valor cristiano promover el odio".

Y en vista de que usted habla en su artículo, de los derechos de la comunidad LGBT, se me ocurre esta pregunta:


¿Cuál es el tratamiento que se debe dispensar al homosexual, según el dios judeocristiano?


Levítico 20:13 ordena que al homosexual simplemente hay que matarlo, y que nadie más que el homosexual será responsable por la sangre derramada. ¿Acaso no es esto odio, señora Argelia?


Así, con la mujer, que en ese mito bíblico se representa en Eva, el odio y la misoginia no cesan, cuando ese dios decreta, en perjuicio de la varona, el "tu único deseo vehemente será tu esposo, y él te someterá".


El cristianismo no solo promueve el odio y por demás la misoginia; el cristianismo se legitima en el odio y en la misoginia. ¿O no está lo suficientemente claro aquí?: "Que la mujer aprenda en silencio y con toda sujeción. Pues no permito que la mujer enseñe ni ejerza dominio sobre el hombre, sino que guarde silencio. Porque primero fue formado Adán, y después Eva; y el engañado no fue Adán, sino que la mujer, al ser engañada, incurrió en pecado. 
Pero se salvará engendrando hijos". 1ra de Timoteo 2: 11-16

Dígame, señora Argelia, ¿no será desde las alturas de este santísimo postulado cristiano, que el dedo acusador de un Fidel Lorenzo del CODUE, la señala a usted, a la mujer que no quiere ser la próxima "Esperancita", y a los que escribieron los artículos 107, 108, 109 y 110 del Código Penal dominicano, que el Tribunal Constitucional invalidó?


Mire, señora, el problema no está en el CODUE ni en la Iglesia católica; el problema está en ese cristianismo bíblico que usted teme confrontar lavando la llaga con el pus, cuando dice que "no es un valor cristiano promover el odio".


Las circunstancias exigen un ejercicio intelectual alejado de la ambigüedad. Como se sentencia en ese bajo mundo del cristianismo, no se puede estar al mismo tiempo con dios y con el diablo!


viernes, 13 de mayo de 2016

Evangélicos promueven anteproyecto de ley para que el Estado dominicano le asigne a su Iglesia un 2% del Presupuesto nacional

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré

La Constitución dominicana no establece un Estado teocrático, no se identifica con ninguna corriente religiosa, y por lo contrario, en su artículo 45 sienta la base jurídica para evitar que la autoridad pública se confabule con cualquier iglesia en actitud de derogar a su favor, dineros del tesoro nacional. Yo no objeto la religión, pero entiendo que la fe en lo divino no es un asunto vinculante al dinero, y menos cuando se trate de dinero ajeno.

En República Dominicana hay católicos y astrólogos, hechiceros, evangélicos y espiritistas, musulmanes y taoístas, hinduístas y budistas; y también hay ateos y agnósticos. Ningún grupo puede pretender que el Estado le financie su creencia o no creencia religiosa o filosófica, porque tal pretensión sería una afrenta no solo al artículo 45 de la Constitución dominicana, sino además al artículo 39 de la misma, que “condena todo tipo de privilegio y situación que tienda a quebrantar la igualdad de las dominicanas y dominicanos”.

Es sorprendente que los cristianos evangélicos, que no hay que dudar de su alta honestidad, en vez de pronunciarse en contra del inconstitucional Concordato entre el Estado dominicano y el Estado vaticano a través del cual se privilegia a la Iglesia católica con recursos públicos, se quieran sumar a esta práctica desleal respecto a los demás miembros que conformamos la sociedad dominicana, arengando un proyecto de ley que busca beneficiarlos con un 2% del ya hartamente malogrado presupuesto de la nación.

¿Acaso nos falta ver en los próximos días a los musulmanes, a los hinduístas, a los budistas, a los taoístas, a los espiritistas, a los astrólogos y a los hechiceros dominicanos, enarbolar sus respectivos proyectos de ley exigiendo la asignación de un por ciento del presupuesto de la nación para financiar sus creencias religiosas, sus visiones filosóficas, sus prácticas extra normales, o simplemente a los ateos y agnósticos que también vivimos en este país, y que prohijamos la laicidad del Estado, la educación científica, la igualdad ante la ley y el respeto a las personas, en los términos establecidos en los artículos 1 y 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos?

Puesto que los cristianos evangélicos se precian de decir que son personas serias, íntegras y que responden al llamado de su dios, que lo reconocen en las escrituras bíblicas, mismas que postulan como la fuente de la moral humana, y por la que se rigen, en sus vidas públicas como en sus vidas privadas, ha de ser considerada de gran interés la siguiente hipótesis:

Se estima que el 18% de la población dominicana es cristiano evangélica. De acuerdo a datos del Banco Mundial (2013), la población dominicana es de 10.4 millones de habitantes. Entonces la ecuación es así: 10,400.000 x 18 / 100 = 1,872,000.

O sea, en República Dominicana la población cristiano evangélica es de 1,872,000 habitantes.

Pero supongamos que solo el 50% de 1,872,000 ciudadanos se trata de personas en edad de trabajo, lo que sería igual a 936,000 personas trabajando. De todos modos, vamos a considerar que de esas 936,000 personas solo el 50% está trabajando, ganando un sueldo promedio de $11,000,00 al mes. Si esta fuera la realidad, la ecuación sería así: 936,000 / 2 = 468,000 x $11,000,00 = $5,148,000,000,00;

Hasta este punto la ecuación revela que 468,000 personas ganando al mes $11.000,00 representan un monto total de $5,148,000,000,00.

Si estos empleados cristianos evangélicos cumplieran con el mandato bíblico de diezmar, establecido en Levíticos 27:30, Deuteronomio 14:23, Números 18:26, y Malaquías 3:8-10, la ecuación sería así: $5,148,000,000,00 x 10 / 100 = $514,800,000,00 (al mes para las Iglesias evangélicas).

Pero si solo el 50% de 468,000 personas ganando al mes $11,000,00 pesos decidiera diezmar, la ecuación sería así: 234,000 x $11,000,00 x 10 / 100 = $257, 400,000,00 (al mes para las iglesias evangélicas).

Pero si solo el 50% de 234,000 personas ganando al mes $11,000,00 decidiera diezmar, la ecuación sería así: 117,000 x $11,000,00 x 10 / 100 = $128, 700,000,00 (al mes para las iglesias evangélicas);

Pero si solo el…

En conclusión, la hipótesis anterior podría probar que si los cristianos evangélicos son, solo medianamente personas serias, honestas, íntegras, y que respetan la Biblia como palabra de su dios, las iglesias evangélicas deberían ser, en su conjunto, una de las instituciones, a instancia privada, con más dinero, en nuestro país. No sería sensato entonces, que los cristianos evangélicos estén pidiendo al Estado dominicano, que se les asigne, para financiar su fe religiosa particular, un 2% del Presupuesto General de la Nación. Esta propuesta debería ser vista como la representación de la poca vergüenza y del mucho egoísmo de los cristianos evangélicos, en un país en el que el Gobierno es incapaz, económicamente, de asignar los recursos que por ley corresponden al Ministerio de Salud Pública, por ejemplo.

miércoles, 11 de mayo de 2016

El Novenario Ateo

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré

PRIMERO: el ateísmo no niega a ningún dios; de hecho, el ateísmo tampoco prescribe la inexistencia de dioses. Los dioses, desde el ateísmo, se reputan existentes en cada libro "sagrado" que hable de un dios, y se los considera como una manifestación cultural, o sea, una creación humana.

SEGUNDO: el ateísmo no apoya ni promueve la homosexualidad, sino que, no distingue entre un homosexual y un heterosexual; a ambos los ve simplemente como seres humanos. Si los ateos hemos causado la impresión de que estamos a favor de la homosexualidad, es porque se pretende ilegitimar nuestra postura contestataria ante cualquier actitud de organizaciones religiosas o de particulares, dirigida a mancillar el honor de seres humanos, por su orientación sexual.

TERCERO: el ateísmo no es un manual antirreligioso; es, no más, la otra cara de la moneda, la otra visión de lo existencial, de la naturaleza, de la vida, del universo y del sentido que todo esto pudiera o no tener.

CUARTO: el ateísmo no es una creencia, sino un llamado a la sapiencia. Y se apoya para ello, en la promoción de la duda. Descartes decía que se podía dudar de todo, menos de la duda; pero los ateos decimos que hay que dudar incluso de la duda, y de la duda de la duda, y de la duda de la duda de la duda, y seguir dudando. El ateísmo tiene por objeto todo lo contrario de lo que tiene por objeto la religión; el ateísmo quiere a un ser humano que se vea cada vez más pequeño ante su capacidad de asombro; el ateísmo quiere a un ser humano que jamás ponga límites a su imaginación; el ateísmo quiere a un ser humano investigador acucioso, que le mantenga siempre y por siempre impedida la entrada a su léxico, a las palabras “eso no se puede saber”.

QUINTO: en cuanto a las iglesias y Estado, el ateísmo solo aboga porque las iglesias no manden sobre el Estado, porque las iglesias no se abroguen las responsabilidades del Estado en materia de legislar para una cohesión social basada en el respeto y la tolerancia de la diversidad ideológica por la que se caracterizan los seres humanos. El Estado es objetivo, es de todos, por todos y para todos; mas las iglesias son de carácter subjetivo y particular. Planteamos no un Estado ateo, lo que planteamos es un Estado laico.

SEXTO: no postulamos los ideales ateos como la solución de nada. El ateísmo, ante los retos de la humanidad y respecto a la religión, solo advierte un camino –tal vez- mucho más largo, aunque no necesariamente más difícil de recorrer, en la búsqueda de una felicidad sensata más allá de nuestra niñez.

SÉPTIMO: sí, los ateos nos reunimos, pero diferente a las reuniones de religiosos, las nuestras son para exponer ideas y debatirlas… no hay entre nosotros una idea incuestionable; no hay entre nosotros a quién rendirle culto; no hay entre nosotros una autoridad mayor que el Método Científico.

OCTAVO: a los ateos no nos interesa convencer a nadie. No vamos por el mundo diciendo que somos los que estamos correctos; y tampoco ofrecemos o garantizamos a quienes decidan ser ateos, paz, prosperidad, salud, felicidad, ni una vida eterna sin problemas de ningún tipo. El ateísmo no es atractivo, no es un producto que pueda ser vendido. Por eso se llega a ser ateo por uno mismo.

NOVENO: a los ateos nos repelen las palabras “verdad absoluta”. Los ateos no admitimos en nuestros dominios a nadie que se atreva a hacer un uso tan abusivo de la arrogancia. De lo único que podemos estar seguros los ateos es de no tener la verdad, y menos con la agravante de “absoluta”. La cosmovisión atea es una ecuación infinita que, incluso si en su camino chocare con un dios, sería capaz de pulverizarlo y continuar en su búsqueda del saber. Rechazamos a cualquier dios o autoridad que sea incapaz de consentir nuestra inagotable necesidad de saber.