jueves, 13 de octubre de 2016

Carta a Edgar Senior y David García

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré

Dice un amigo, que “si el ateísmo es una religión, la calvicie es un peinado”. 

Nunca ha existido un ateísmo de Estado.

¿O me pueden decir con qué libro ateo el Estado que fuere, intentó educar o adoctrinar a sus ciudadanos?

¿Me pueden decir cuáles leyes llegaron a ser promulgadas en el Estado que fuere, para imponer el ateísmo a sus ciudadanos?

¿Me pueden señalar los discursos que las autoridades del Estado que fuere, pronunciaron azuzando el odio en nombre del ateísmo?

Hablan ustedes, de que en Corea del Norte hay un autoritarismo ateo que ejecuta públicamente a ciudadanos que sean hallados con una Biblia. Me parece, en caso de que en ese país se esté haciendo eso, que no se debe a que haya allí "autoritarismo ateo". En Corea del Norte lo que no hay es ateos; o al menos no están institucionalizados ni tienen voz como sí lo está y como sí la tiene la Iglesia cristiana, que incluso fue visitada, como un gesto de apoyo moral, en 1992, por un líder religioso de la envergadura de William Graham, y no pasó nada. Y miren, me interesa conocer en qué país y cuándo sucedió, que una persona que dijo que era atea, asesinó a tres personas porque no eran ateas, sino musulmanas.

Y particularmente para ti, Edgar, si la beata da su dinero a la Iglesia eso está muy bien. Pero me resulta exagerado que tú consideres obsesivo que yo objete que actualmente en República Dominicana un amplio sector del cristianismo protestante esté introduciendo un proyecto de ley que busca que el Estado le asigne, para financiar sus cultos particulares, un 2% del valor del Presupuesto nacional.

Y me resulta exagerado que tú consideres obsesivo que yo objete que el Gobierno dominicano utilice el 4% del PIB destinado para la Educación pública, en la financiación de los colegios católicos a donde van unos estudiantes de una clase social determinada, a los que se les cobra una inscripción cara y un pago mensual caro, y que si no pagan a tiempo los echan de sus instalaciones.

Y me parece una exageración que me llames obsesivo por denunciar cómo el cristianismo pretende imponerse a toda la sociedad, cuando en la ley 6697 sobre Educación, en su artículo 4 letra E establece que “todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en la moral del cristianismo”.

¿Acaso es obsesivo que yo proponga que como la nuestra se trata de una sociedad plural e incluyente, lo correcto es que la ley 6697 sobre Educación diga en su artículo 4 letra E que “todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en los principios morales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”?

Doy por hecho que tú sabes que existe desde 1955 un concordato entre el Estado dominicano y el Estado vaticano a través del cual la Iglesia católica dominicana, en una franca violación al principio de igualdad ante la ley, recibe una serie de privilegios que se pagan con fondos públicos, para ofrecer unos servicios religiosos que sus fieles tienen que pagar otra vez. ¿Te parece una obsesión que yo denuncie eso?

Se podría decir que ese asunto del concordato es un “argumento gastado”.

Y se podría decir que es un “argumento gastado” cuestionar que haya en el programa educativo preuniversitario una asignatura obligatoria que se llama “Educación Integral, Humana y Religiosa”.

También se podría decir que se trata de un “argumento gastado” que yo objete que haya una ley que obliga a los congresistas a leer la Biblia antes de cada sesión en el Congreso Nacional.

También se podría decir que se trata de un “argumento gastado” que yo objete que haya una ley que declara el 27 de Septiembre “Día de la Biblia”.

También se podría decir que se trata de un “argumento gastado” que yo objete que haya un “Día de la Virgen de las Mercedes” en el que las instituciones públicas cierran sus puertas a la sociedad en general.

También se podría decir que se trata de un "argumento gastado" que yo objete que haya un “Día de la Virgen de la Altagracia” en el que las instituciones públicas cierran sus puertas a la sociedad en general.

Pero Edgar, ¿también te resultaría un “argumento gastado” que yo objete que actualmente, además de todo aquello, se esté introduciendo otro proyecto de ley con el objetivo de que sea obligatorio leer la Biblia en las aulas de las escuelas públicas, y que contempla castigar a los directores escolares que no hagan cumplir tal ley, sin importar si esos directores son judíos, musulmanes, ateos, budistas, taoístas, agnósticos, gnósticos o masones?

Por cuanto a lo que tú llamas mi “visión de la historia”, no he dicho que las guerras fueron por creencias religiosas. Sin embargo, los cristianos europeos llegaron a este continente -tú sabes cuándo- predicando que los nativos “no tenían alma” y que por eso asesinarlos era más o menos lo mismo que aplastar una cucaracha.

Por supuesto que las religiones no hacen las guerras; lo que sí hacen es adoctrinar a las masas hasta insensibilizarlas tanto, que sean capaces de motorizar matanzas como la que podemos verificar en Sabra y Chatila, ejecutada por los cristianos de la Falange Libanesa en venganza por otra matanza precedente en su contra, realizada por musulmanes palestinos al grito de “¡Allahu akbar!”.

Lo que sí hacen las religiones es adoctrinar a las masas hasta insensibilizarlas tanto, que sean capaces de motorizar matanzas como la que podemos verificar en la Ruanda de 1994, donde desde las emisoras de la Iglesia católica los líderes religiosos arengaban los machetazos entre los hutu y los tutsi, llamando a unos los “hijos de Dios” y a otros “insectos apestosos”.

La Santa Inquisición no hubiera podido matar a nadie sin unas masas de católicos desposeídos de cualquier sentido común que no fuera el dictado por el sacerdote de su comunidad.

El cristianismo protestante no hubiera asesinado a los líderes de la reforma agraria europea, ajeno de unas masas sin más raciocinio que aquel que sus pastores luteranos quisieron que tuvieran.

¿Que las guerras de Inglaterra? ¿Que las guerras de Francia? ¿Que las guerras de España? ¿Que las guerras de Bélgica? ¿Que las guerras de Alemania? ¿Que las guerras de USA contra el mundo?

Desde la irónica “Paz de Westfalia” al presente, período de las llamadas guerras modernas, en todas aquellas ha ido siempre como estandarte, como himno, como emblema, como tambor, como oxígeno y como morfina, la proclama “¡EN NOMBRE DE DIOS!”. El fin, por supuesto, nunca fue la paz, nunca fue la justicia, siempre fue económico.

¿Que las guerras de Rusia? ¡Aquí sí que hay cosas sorprendentes!

Sabíamos de una Rusia zarista teocrática plagada de corrupción y de cualquier crimen, que funcionaba como una suerte de iglesia grande o pequeña. Pero jamás íbamos a imaginar que veríamos a un Stalin dizque ateo, congregándose con aquellos líderes cristianos ortodoxos, para que bendijeran las armas de sus tropas que avanzaban hacia Alemania para matar a otras tropas que actuaban también bajo el brebaje protector del dios del cristianismo católico al que Hitler le rezaba.

¡Stalin, qué manera tan canalla, de ser ateo!

Y volviendo al plano local, o sea, a República Dominicana; si bien pudiéramos aceptar que es verdad eso que tú dices, de que la mayoría de nuestra población, incluyendo los religiosos, lucha por un Estado laico, sería bueno que señalaras cuáles son las acciones que al respecto se han estado ejecutando tanto como se han estado ejecutando aquellas que terminaron asaltado el Estado dominicano al otro día de proclamada la Independencia en 1844 y hasta hoy, llegando al colmo de falsificar los símbolos patrios enganchándoles artilugios de una religión extranjera que lo menos que jamás ha promovido es la libertad del ser humano.

Mi voz no es un “proselitismo ateo” como tú me recriminas; mi voz habla puntualmente sobre hechos específicos que la Iglesia cristiana, católica o protestante, ha estado cometiendo y que pretende continuar cometiendo, vulnerando impunemente la Constitución de la República, respecto a sus términos que prescribe en los artículos 39 y 45.

Esta contesta o como tú quieras llamarle, es cierto que es la de un “ateito de internet sin maestrías ni PHD en ciencias”. Pero los hechos de los que hablo están ahí; y no es una actitud sensata pedirme que me calle… cierto que, por los ateos haber guardado tanto silencio por tanto tiempo es que hoy no podemos mencionar la palabra “ateo” sin que aparezcan personas que se alarmen y acudan, con la intención maliciosa de desautorizarnos, al “el ateísmo es otra religión”.

¿Tú te atreves a sugerir que a mí me molesta la corrupción que pudiera haber en la relación Estado-Iglesia, pero no otra corrupción? Antes deberías ir por mi página localizable en “orbisbeltre.blogspot.com” y titulada “Sociedad Dominicana”.

Contextualización del motivo aquí: https://www.facebook.com/miriam.paulino.98/posts/1202307449827488?comment_id=1202507809807452&notif_t=like&notif_id=1476233831376341


Publicar un comentario