martes, 15 de julio de 2014

El terrorismo invertido

 Por Orbis Beltré

En el conflicto israelopalestino el calificativo "terrorista" está invertido. 

El sionismo, que no habla suavemente y que no disimula su intención de golpear en cada oportunidad; el sionismo, que reacciona a partir de su propia acción y no a partir de la acción ajena, supera en cinismo al "Gran Garrote" de Theodore Roosevelt que corrompió América Latina hasta llevarla al estadío en que hoy se encuentra, incapaz de rebasar la inequidad social, incapaz de desenfermarse de una resignación que no le permite echar al zafacón los modelos políticos y los “líderes” que la han abusado hasta la saciedad.

Es de conocimiento de todos, que cuando Hamás llega a lanzar un cohete contra Israel, el sionismo lleva ya mucho tiempo cada día sojuzgando a ese pueblo palestino tan olvidado por el mundo, que hasta el derecho a un Estado se lo han negado siempre, como para que nadie lo vea en el mapa, como para que no exista.

La violencia no nos llevará a algún buen lugar, por eso es urgente preguntarnos cuál es el por qué de la violencia. 

Pero esta pregunta se le hace muy difícil a quienes el ego le pesa más que la sensatez a la hora de meditar sobre un problema. De ahí que quienes enarbolan el discurso de "Israel tiene derecho a defenderse", intencionadamente omiten que Israel no es la victima, sino el victimario. 

No es Palestina que ha mantenido ocupada a Israel; no es Palestina que cada día está acorralando a Israel, es el sionismo que ha estado maltratando al pueblo palestino y apropiándose de las tierras del pueblo palestino, todo lo cual es la causa de la reacción palestina. 

Es tal el instigamiento sionista, que aun en medio de los diversos acuerdos de paz que se han celebrado para que cese la violencia, el Gobierno israelí nunca detuvo y nunca ha detenido los asentamientos ilegales de colonos judíos en territorio palestino, como siempre se lo han exigido los palestinos como condición para que haya un diálogo sincero y deseoso de lograr la armonía, la concordia entre ambos pueblos. 

Antes de que existieran la OLP, Al fatah y Hamás; antes de que existieran los niños tira piedra y los terroristas o bombas humanas, ya el sionismo tenía al pueblo palestino entre la espada y la pared como decimos por aquí.

Al animal más inofensivo no se lo puede poner entre la espada y la pared y esperar que no intente recobrar su libertad; al ser humano tampoco se lo puede acorralar, ultrajar... y esperar que se rinda sin más. Eso es lo que ha venido haciendo el sionismo contra el pueblo palestino. 


El sionismo sabe muy bien que cuando se pone a alguien contra la espada y la pared, que cuando se acorrala y se ultraja a alguien, ese alguien va a defenderse como sea. Entonces el sionismo provoca a su víctima para que se "defienda", y cuando el pueblo palestino se defiende, el sionismo va en su contra con toda su rabia, lo aplasta y al mismo tiempo hace creer a los demás que el aplastado es el culpable. 

Es lo más parecido a un gobierno corrupto que maltrata a su pueblo, que lo abusa constantemente, que no lo escucha... y cuando el pueblo se tira a las calles a protestar violentamente, entonces el gobierno lo reprime con la mayor desigual violencia posible, y al matarlo también lo culpa de su muerte.

Caramba! Principalía a la sensatez!
Publicar un comentario