martes, 7 de enero de 2014

Contestando a Carlos Rodríguez, quien ha señalado que el argumento de mi artículo anterior parte de una premisa falsa. Título del artículo anterior: "El Dios bíblico; una farsa que ha triunfado".

Orbis Beltré
Por Orbis Beltré / Relacionista público de la Asociación de Ateos Dominicanos (ATEODOM).

Sean mis primeras palabras para saludar a todos/as los/as presentes.

Quiero dirigirme a Carlos Rodríguez  a partir de esta resolución: el ateísmo no niega a un dios; para los/as ateos/as eso no es relevante.

¿Existe un Dios? Sí, existe en la Biblia, o en el Corán, o en cualquier libro sagrado que hable de un dios.

¿Existe Macondo? Sí, existe en Cien años de soledad. ¿Existe José Arcadio Buendía? Sí, existe en Macondo.

Un crítico de literatura, ¿podría interpelar a Gabriel García Márquez argumentando que Macondo no existe? No me respondas, Carlos Rodríguez, yo ya sé que me dirás que eso sería una tontería.

Del robot

Si yo creara un robot diseñado para que ejecute 10 comandos. Si una vez en operación ese robot no ejecuta el comando 10 tal cual como yo lo había previsto en mis cálculos, entonces no debo patear mi robot; debo revisar paso por paso hasta descubrir en qué me equivoqué.

Si yo creara un robot para que ejecute 10 comandos, pero incluso antes de empezar a diseñar tal robot yo ya sabía que  no iba a ejecutar más que 7 de los 10 comandos, entonces sería una ridiculez mía si lo pateara porque solo ejecuta 7 de los 10 comandos.

A la Eva y al Adán de la mitología judeocristiana copiada de la mitología sumeria, les daré ahora el  tratamiento  de seres humanos.

¿Cuál fue el comando que esos seres humanos no ejecutaron conforme como lo hubiera querido su creador? El comando de la obediencia.

Pero hablemos un poco del creador de Eva y Adán.  No se trata de un creador cualquiera. Contrario a mí, el Dios bíblico sabía de antemano las limitaciones de su creación.

Una vez este creador  terminó de crear a Eva y a Adán, todavía conociendo  el punto vulnerable de su obra, la sometió a una prueba que él estaba seguro que no iba a superar.

Un creador sensato,  primero no iba nunca a estar dispuesto a dañar su obra expresamente; y aun habiendo estado dispuesto a echarla a perder, una vez su obra se derrumbase, no la iba a culpar del desastre. A menos que  sea un…

Cuando en mi artículo anterior (http://ateodom.blogspot.com/2014/01/el-dios-biblico-una-farsa-que-ha.html) he escrito “no se mueve la hoja de un árbol sin la voluntad de Dios”, no he citado ningún capítulo o versículo bíblico. No hay que apresurarse; esperemos hasta ver por qué Orbis Beltré ha escrito eso.

Al escribir eso tenía absoluta conciencia de que tal referencia no está explícita en la Biblia. Por tanto sí, Carlos Rodríguez, tienes razón en recriminarme con que no es verdad que tal referencia sea bíblica.

Entonces, ¿por qué escribo eso? Pues porque a pesar de que no es una referencia  que esté explícita en la Biblia, sí lo está de forma implícita. Basta observar  por aquí: I Crónicas 29:12 / II Crónicas 25:8 / Job 5:8-27 / Job 37:1-24 / Salmo 135:6 / Salmo 139:8 / Salmo 147:5 / Proverbios 5:21 / Proverbios 20:24 / Isaías 45:7 / Romanos 8:28 / Isaías 46:10 / Amós 3:6 / Romanos 9:19-24.

Una vez examinadas las bibliografías indicadas anteriormente, no hay lugar para dudas, todo, absolutamente todo lo que fue, lo que ha sido, lo que es y lo que pudiera ser y hacer mañana la humanidad, es la voluntad de ese Dios bíblico que, para su indiscutible carácter de irónico, de dictador y ante todo bipolar, nos advierte que todo obra para su gloria.

Por tanto, no es verdad que yo haya recurrido a una premisa falsa, como tampoco tú, Carlos Rodríguez, ha recurrido a una premisa falsa con eso de “libre albedrío” que dices que da el Dios bíblico al ser humano, a pesar de que en la Biblia no aparece tal referencia en esas palabras. Pues si observamos, por ejemplo, a Deuteronomio 30:19, enseguida aquello puede deducirse.

Carlos Rodríguez me emplaza a citar dónde dice la Biblia que el diablo o Satanás es un Dios malo. Pues no, la Biblia no dice eso en esas mismas palabras. Pero si leemos por ejemplo a Apocalipsis 12:7-12, nos damos cuenta de que se lo nombra como el mentiroso y el opositor de aquel Dios que es supuestamente verdad y amor. Al mismo tiempo se nos sugiere que la llegada de ese personaje o espíritu a nuestro mundo, supondría la presencia de la mentira; del mal. Y puesto que al parecer el Dios bíblico ni siquiera con el diluvio universal ha podido controlar al causante del pecado, no nos queda otra opción que pensar que a lo mejor se trata de un Dios tan igual de poderoso como su creador.

¿Cómo empezó este teatro entre el Dios bíblico, el Satanás bíblico, Eva y Adán?

Sería importante revisar Génesis 3:4-5, que es, según los diositas judeocristianos, donde se inscribe el origen del primer mal terrenal.

Si aquella serpiente era Satanás, resulta que el tal Satanás no habló mentira según el propio Dios bíblico lo expresa en Génesis 3:22.

¿Qué dijo la serpiente a Eva? “No es verdad que morirán si comen del fruto de ese árbol; lo que pasará es que se les abrirán los ojos y serán como dioses conociendo el bien y el mal”. Y eso fue lo que sucedió. El Dios bíblico lo reseña en Génesis 3:22.

Pero Eva y Adán murieron

Sí, murieron después de eso. Pero murieron porque ese Dios bíblico que les dio libertad para que si querían comer del árbol del conocimiento del bien y del mal lo comieran, les negó la misma libertad para que si querían comer del árbol de la vida y vivir para siempre, no pudieran hacerlo.

De ahí en lo adelante “veríamos” a un Dios bíblico complacido en maldecir, en amenazar, en asesinar, exigir mujeres para sí… y hasta se sabe sentar a la sombra de un árbol a darse una jartura de carne asada.

Con lo que se lee en Génesis 3:22, el libre albedrío al que acuden los diositas del judeocristianismo para exculpar a su Dios de todo lo malo,  y en consecuencia restarle plusvalía al ser humano, se estrella contra el lodo hediondo.

Y si a esto le sumamos estas palabras, entonces ya no hay mucho que pueda decirse a favor del Dios bíblico. El siguiente texto en cursiva y sombreado, es una cita de  Job 9:22-24 "Una cosa falta que yo diga: Dios juzga igual al justo como al injusto. Dios azota y mata de repente; Dios se ríe del sufrimiento de los inocentes. La tierra es entregada en manos de los injustos, y Dios venda el rostro de sus jueces. Si no es Dios, ¿quién es? ¿Dónde está?" 

El párrafo que sigue es de la autoría de Carlos Rodríguez, y lo he traído hasta aquí para no desorientar la epistemología de mi consteta

“Ahora, la falla en su argumentación es que: de donde justifica que Satanás por ser malo, este mal se debe a su creador por ser Su creador? Simple, en que usted lo concluyo antes de comenzar su argumento, pues dio por sentado una analogía que no se aplica a seres con capacidad de elegir.” Carlos Rodríguez 

Carlos Rodríguez pretende reprobar la validez del argumento de lo que he escrito

Echaré ahora, ceniza y limón a la llaga: me sugiere mi interlocutor, que el mal del diablo o Satanás, no guarda relación con quien lo creó.

Pues si a eso vamos, y aceptando que un ser con libertad de elegir  -en este caso el mal- es responsable único de su elección, es una perversidad que se predique que aún sin haber nacidos ya somos pecadores por el simple hecho de  que somos descendientes de unos tales Eva y Adán.

Así como a pesar del Dios bíblico haber creado al ángel que luego fue un diablo o Satanás, se lo exculpa del mal de éste, yo no soy Eva y Adán.

De la libertad de elegir

¿Tiene un embrión libertad de elegir? Y si no tiene un embrión libertad de elegir como la habría tenido el diablo o Satanás, o como la habrían tenido Eva y Adán, ¿por qué se lo considera pecador?  ¿Porque fui concebido en pecado?  ¿Y qué culpa tengo yo de eso? No pedí que alguien me concibiera. Y quienes han pecado son mi padre y mi madre, no yo, que soy un embrión, un feto. O sea, ¿mi maldad es tal aún cuando yo no tenga la capacidad de elegir y está justificada en que sea hijo de pecadores? Tremenda judicatura esa del Dios bíblico!

Con tan solo estar en el vientre materno yo ya soy pecador y estoy destituido de la  gloria del Dios bíblico porque he heredado el mal de mis procreadores. Ah, pero el diablo o Satanás no. Él, su maldad no es un estigma que venga del Dios bíblico; la heredó de su libertad de elegir.

Por favor observar las siguientes bibliografías:
 Salmo 51:5 / Salmo 58:3 / Romanos 3:23 / Romanos 5:12.

A todo esto se me ocurren dos preguntas: ¿El Dios bíblico no nos quería conociendo el bien y el mal? ¿La perfección con que el Dios bíblico creó a Eva y Adán se limitaba al desconocimiento del bien y del mal?

Tú, Carlos Rodríguez, pretendes hacer creer que sin el Dios bíblico no podría haber moral; y aunque lo moral tiene que ver con lo geográfico, hay actos que simplemente son condenables en cualquier parte del mundo.

Así, veamos una vez más  lo que es moral según el Dios bíblico:

AMARÁS A TU DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS / Dios se arrepiente de su creación / Génesis 6:6

NO TOMARÁS EL NOMBRE DE DIOS EN VANO / Dios pone espíritu de mentira en la boca de profetas para que hablen en su nombre / 1 de Reyes 22:23.

SANTIFICARÁS EL DÍA DEL SEÑOR / El Jesús bíblico trabaja haciendo milagros / Lucas 13:12-16.

HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE / Dios premia el engaño de Jacob contra su padre Isaac / Génesis 27:35 / Génesis 28:13-15.

NO MATARÁS / Dios se lo pasa matando: Génesis 6:7 / Génesis 19:24-25 / Génesis 38:7-9 / Éxodo 32:27 / Números 15:32-35 / Números 16:35 / Números 21:6 / Números 31:9 y 17 /  Levítico 20:13 / 1 de Samuel 15:3. 

Atención especial aquí:

Dios mató a Onám porque éste se negaba a embarazar a la esposa de su hermano difunto, Er. Génesis 38:7-9.

Dios habló a Moisés, diciendo:

“Apartaos de en medio de esta congregación, y los consumiré en un momento”. Y mató Dios a 14,700 personas / Números 16:44-49.

Dios ve bien a Finess, quien con una lanza atravesó los cuerpos de un hombre y de una mujer causándoles la muerte instantáneamente / Números 25:8-11.

Dios hace efectiva la maldición de Eliseo y envía dos osos que despedazaron a 42 niños por éstos haberle dicho calvo a Elisio / 2 de Reyes 2:23-24.

Dios envió una peste en Israel, y mató a 70,000 personas / 1 de Crónicas 21:14.

Y para quienes dicen que el Jesús bíblico caducó la saña de manufactura "divina" contra la humanidad

Nota del Jesús bíblico:

No penséis que he venido a traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en enemistad al hijo contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa" / Mateo 10:34-36. (Tremenda contradicción -una más- ante el 4to. Mandamiento).

NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS / Dios se deja tentar de Satanás y permite que éste arruine la vida de Job / Job 1:12-19 ("No tentarás a Dios". Mateo 4:7) ¿Qué pasó ahí, Job? / Dios embaraza a una adolescente / Mateo 1:18.

NO ROBARÁS / Dios consiente el robo y pide su porción / Números 31:26-54.

NO LEVANTARÁS FALSO TESTIMONIO NI MENTIRAS / Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira / 2 de Tesolonicenses 2:11.

NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS / Dios le pide a Abraham que mate a su hijo Isaac / Génesis 22:2 / Dios los entregó a pasiones vergonzosas / Romanos 1:26 / Dios le manda un espíritu malo a Saúl para que lo atormente / 1 de Samuel 16:14. ¿Habías creído que los espíritus malos estaban al servicio exclusivo del tal Satanás bíblico? Nunca habías estado en mayor equivocación, amigo/a!

NO CODICIARÁS LA MUJER DE TU PRÓJIMO / Dios ordena que sean repartidas como botín de guerra entre los hijos de Israel 32 mil mujeres doncellas / Números 31:35-36 / Dios pide que sean reservadas para él 32 mujeres doncellas / Números 31:40. ¿Para qué querría Dios 32 mujeres doncellas?




Publicar un comentario